domingo, 31 de enero de 2016

Publicidad engañosa



“Fragancias con corazón. Marcamos la diferencia”



─ ¿Puedo ayudarla en algo?

─ Sí, estoy buscando un perfume de caballero muy especial. Es para un regalo. Ya sabe, se acerca San Valentín.

─ Claro, comprendo. ¿Quizás un olor amaderado y profundo, o tal vez algo más agreste, como a vegetación? También los tenemos en la gama de los cítricos, que resultan muy juveniles y refrescantes.

─ Bueno, yo pensaba en algo diferente. Busco un olor que le recuerde nuestros sueños en común, la lluvia de la primera vez que hicimos el amor, el atardecer rosado que se ve desde nuestra terraza, la sensación de sentirse abrazado al final del día, la sonrisa de nuestro hijo…



La dependienta la mira tratando de disimular su cara de extrañeza, a medio camino entre la sonrisa de admiración y la burla.



─ Nuestro surtido es muy completo, se lo aseguro, pero creo que no tenemos nada como eso.

─ Ya, lo de siempre, que no pueden cumplir lo que prometen en la publicidad…



Julia C.

Código 1601316375814
Fecha 31-ene-2016 9:55 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

viernes, 29 de enero de 2016

Premios y compañeros



No es desinterés, lo prometo, ni tampoco que no me hagan ilusión. Es solo que lo voy dejando y al final es tanto el trabajo de hacer la recopilación que me da pereza y lo vuelvo a dejar. Vamos, la pescadilla que se muerde la cola…

Pero hoy no toca pescado, hoy toca dar las gracias a mis compañeros por algunos de los premios recibidos. Ellos se lo merecen y yo quiero hacerlo.




En este caso se trata del premio “Very inspiring blogger award”, ahí es nada lo bien que suena (aunque me quedo con las ganas de que su creador/a hubiera elegido un nombre en español, soy así de maniática). Me lo han concedido:

- Chari BR7, del blog “La voz de las olas”. No os descubro nada si os digo que Chari ha sabido hacerse imprescindible en nuestro día a día bloguero. Con sus anécdotas, recuerdos, aventuras, poemas y reflexiones nos pone las pilas del corazón a cada post.

- Rosa Berros Canuria, del blog “Cuéntame una historia”. Rosa hace unas espectaculares reseñas de libros y películas. Son tan buenas y están tan bien escritas que al final no importa si ves o no la peli, si lees o no el libro; ya has disfrutado y aprendido de su magnífica forma de contar y de las impresiones personales que transmite. Ultimamente también está escribiendo algunos relatos de ficción, de lo cual me alegro mucho porque creo que lo hace maravillosamente bien.

- Elena, del blog “En palabras, yo”. Cuando pienso en ella lo que se me viene a la mente es “poetisa de la vida”. Elena sabe transmitir con sencillez, belleza y acierto impecables. Seguramente se deba a que escribe siempre desde la experiencia, las emociones propias y el corazón. Yo, que reconozco no soy aficionada a la poesía, disfruto muchísimo leyéndola.

- Soledad Fernández, del blog “Misceláneas en la oscuridad – Mis cuentos”. A Soledad la conozco, literariamente hablando, menos que a las demás compañeras, pero puedo decir sin miedo a fallar que sus relatos rebosan sensibilidad y buen hacer con las letras. Ella sabe enamorar con sus historias haciendo gala de una naturalidad tal que pareciera que nació con la pluma en la mano.

- Mila Gómez, del blog “Encuentros”. De ella puedo decir que he aprendido mucho en el tiempo que llevo leyéndola y que sus relatos kármicos, como ella misma los denomina, me han dado una nueva perspectiva en muchos aspectos. Percibo tras sus letras a una persona cálida y afectuosa que escribe desde un corazón muy generoso.

- Andrés Balalcázar Saldarriaga, del blog que lleva el mismo nombre. Andrés no siempre está “visible” en el mundo bloguero, pero cuando aparece se hace notar. Sus relatos están llenos de frescura y originalidad, ya sea con una nota de humor, misterio o cotidiana realidad. Nunca que me acerco a leerle termino decepcionada.

- Anto RDX, del blog "Pensando positivo en la tormenta". Anto, como indica el propio nombre de su bitácora, nos regala historias en las que siempre hay una moraleja, una enseñanza desde lo más positivo. Su perspectiva siempre es alentadora y destila esperanza. ¿Quién no necesita leer un blog así?.

Vamos ahora con las características y condiciones del galardón:

"Es un premio otorgado por los bloggers a otros compañeros de blogosfera que les inspiran con su trabajo, y cuyo empeño y constancia enriquecen este “mundo virtual”. Este reconocimiento nos pide que honremos y aprendamos más sobre la persona que hay detrás del blog".

Cada nominado debe
  •   Dar las gracias y vincular a la persona que le nominó.
  •   Enumerar las normas y mostrar el premio.
  •   Compartir siete cosas sobre sí mismo.
  •   Informar a los nominados.
  •   Exhibir con orgullo el logotipo del premio en su blog.
  •   Seguir al blog que le nominó.
  •   Nominar a otros 15 Blogs que le sorprendan.

Hasta ahora creo que voy cumpliendo bien con lo requerido. Os contaré algunas cosillas sobre mí:

- Padezco lo que yo llamo “empatía llorona”. Si veo a alguien llorar, incluso sin saber lo que le pasa, yo empiezo a llorar también. Puede llegar a resultar muy incómodo en ocasiones.

- Comparto un par de pendientes pequeños con mi marido, él lleva uno y yo llevo el otro. Nos los pusimos hace unos veintidós años, al poco de casarnos y nosotros mismos nos hicimos los agujeros. Nos pareció y nos sigue pareciendo muy romántico.

- Mi memoria es pésima para recordar argumentos de películas y libros, lo cual me resulta muy frustrante.

- Los colores y olores ejercen una gran influencia en mi ánimo. A veces hasta yo misma me sorprendo.

- Leo en la cama todas las noches antes de dormir, no importa cuán cansada esté. Si no leo no puedo conciliar el sueño.

- Mi momento favorito del día es el desayuno compartido. Para mí es un lujo y una auténtica fiesta sentarnos en la terraza y tomarnos el café mientras charlamos. Lo malo es que se alarga demasiado y perdemos media mañana, ji, ji.

- Me encanta hacer planes para después saltármelos. Me produce una estupenda sensación de libertad, como de estar haciendo una travesura.

Turno ahora para mis nominados. Seguro que muchos de ellos ya han recibido este premio, pero son blogs que me gustan, que me sorprenden a cada lectura, que me inspiran y a cuyos autores admiro. Son las condiciones del premio, así que deben estar en esa lista. Y no incluyo a las personas que me nominaron porque se formaría un bucle sin fin, pero desde luego está en mi ánimo. Sus nombres son: 

- Carmen Pinedo
- Macarena Sierra Lechuga
- Hola, me llamo Julio David
- Rad Nagouse
- I. Carolina Payano
- María Campra peláez
- Kirke Libris
- Chelo
- Francisco Moroz
- Virginia Vallina
- Josep Mª Panadés
- María del Carmen Píriz
- Consciencia y Vida Magazine
- Marigem Saldelapuro
- Conxita Casamitjana
- Ana María Pedraza

¡Enhorabuena a tod@s!! 

Hasta aquí lo que ha dado de sí este premio. Guardo aún muchos otros y procuraré agradecerlos como es debido a no mucho tardar, lo prometo.

Besos y abrazos, ¡nos leemos! 

Julia C.



jueves, 28 de enero de 2016

Malena es nombre de mujer (VIII)



La imagen que el gran espejo biselado del baño le devolvía se tornó de repente borrosa, distorsionada; Malena se miraba con terca insistencia y no se reconocía.

Sin embargo el espejo seguía siendo el mismo, como comprendió después. Estaba intacto y ella continuaba vestida de fiesta, con el rouge de labios aún en la mano y los zapatos de tacón a un lado, junto a ella; se había descalzado para descansar los pies. Todo seguía igual que antes de oír aquella frase en boca de Gloria y sin embargo todo le parecía distinto. Si no estaba soñando aquella distorsión de la imagen solo podía provenir de una percepción errónea. Tal era el vértigo que la dominaba. 

Lo cierto es que momentáneamente se había desdibujado, había perdido la nitidez de los contornos y había dejado de habitar su confortable vida de halagüeño futuro; volvió a ser la chica de barrio huérfana a la que su propia familia echó a la calle sin contemplaciones para que se buscase la vida. Aquel dolor insoportable, la sensación de indefensión y traición, el peso de la incertidumbre aplastándole sin piedad los hombros… todo volvió a ella hecho presente. También la necesidad de sobrevivir a toda costa.

Pasó un tiempo hasta que consiguió reaccionar y enfocar de nuevo la imagen, pero no sabía cuánto. En la espiral vertiginosa de sentimientos en la que se encontraba sumida no había más forma de medir las cosas que en unidades de odio. Ni tiempo ni espacio, solo odio y una inmensa decepción para cada recuerdo de su vida relacionado con Tonio. Tenía que hacer algo para tratar de mitigar aquel desgarro que sentía en las entrañas y tuvo claro que no le faltaría el valor.

~~~~~~~~~~~~~

Gloria estaba confusa. La acechaba a una distancia prudente esperando comprobar que tenía la expresión demudada, que había llorado, que su impecable belleza se había quebrado por el dolor, que sufría como ella había sufrido; pero nada de eso pudo ver en el rostro ni en los ademanes de Malena. De hecho lucía fresca y radiante a pesar de ser ya de madrugada, sonreía a todos con coquetería y desparpajo exactamente igual que antes del encuentro.

No daba crédito, era imposible que sus palabras no le hubieran afectado en nada. Aquella zorra del demonio le estaba robando también su merecida sensación de triunfo y ahora era ella la que palidecía presa de amargas emociones. Ni la cálida música ambiente conseguía amansar a la fiera iracunda que devoraba su corazón.

Marcos estuvo inquieto toda la noche; tenía la sensación de que el Luminous era un campo sembrado de minas que en cualquier momento podían detonarse y no era ése el tipo de fuegos de artificio que les convenía a ninguno de ellos. Atendió con diligencia sus quehaceres y, tanto en cuanto pudo, procuró no perder de vista ni a su hermana ni a Malena. Las observaba revolotear por el club y trataba de leer en sus rostros; todo parecía ir bien hasta ese preciso momento.

Se acercó preocupado a Gloria en cuanto pudo, rezando para que no fuera demasiado tarde. La tomó de los hombros y la volvió con suavidad hacia sí, quedando las miradas de los hermanos enfrentadas. No hizo falta que le preguntara nada: ella, temblando de pies a cabeza, se confesó con palabras atropelladas. Ambos se quedaron en silencio un instante y después se volvieron para mirar a la resplandeciente Malena, que más parecía una sirena que hubiera aprendido a caminar que una mujer. Marcos conocía la historia y conocía a Malena; la certeza de que algo terrible iba a suceder se le ancló al estómago con fuerza.

Y así fue. Apenas unos minutos más tarde los coches de policía aparcaban frente a la puerta del club con sigilo, procurando no advertir de su presencia. Era una redada en toda regla y estaba bien organizada: para cuando quisieron darse cuenta era ya inevitable que sorprendieran a Tonio y a sus invitados en plena partida. Los agentes no dudaron en ningún momento; se dirigieron al reservado donde estaba teniendo lugar la timba de cartas con tanta diligencia que resultó obvio que alguien les había denunciado y les había facilitado todos los detalles.

Malena se limitó a observar desde lejos, con la mirada convertida en hielo, cómo esposaban a Tonio y a los otros para llevárselos. No hubo ocasión para despedidas ni ella las quería; no hubo una sola palabra entre ellos, solo prisas y sorpresa.

Giró sobre sus talones y les dio la espalda a todos y a todo; así era como terminaba una etapa de su vida. 

En la confusión del momento nadie la vio alejarse con paso seguro calle abajo mientras acariciaba su vientre. Ella quedaba libre, ése era el trato.   
 



Julia C.  

Para leer la continuación pincha aquí

Código 1601286356189
Fecha 28-ene-2016 9:55 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

sábado, 23 de enero de 2016

Malena es nombre de mujer (VII)



El “Luminous” estaba realmente resplandeciente, no habían escatimado en gastos ni esfuerzos para que aquella fiesta de fin de año resultara memorable. Lo cierto es que el negocio iba  bien y todos los socios habían estado de acuerdo en reinvertir parte de las ganancias en el propio club. Poco a poco lo estaban convirtiendo en un sitio de moda tanto para las actividades lícitas y legales como para las menos “transparentes”, que también atraían a un numeroso público. Era jugar con fuego y lo sabían, pero qué era la vida sin un poco de riesgo, pensaban ellos. Mucho habían cambiado las cosas desde que los habituales del local solo buscaban una esquina oscura donde beber hasta caer redondos al suelo.

Aún no habían abierto al público pero el personal al completo ya estaba allí dando los últimos toques y asegurándose de que todo marchara a la perfección. La orquesta hacía sus pruebas de sonido regalándoles fragmentos de melodías que conseguían apagar, por momentos, los susurros y el tintineante sonido del vidrio de copas y botellas, ahora bien dispuestas sobre la barra. La expectación estaba en el aire.

Malena fue la última en llegar porque se encontraba algo cansada y decidió apurar hasta el último minuto, pero su aparición no pasó desapercibida para nadie. Lucía un escotado vestido en color rojo sangre que contrastaba hipnotizadoramente con la blancura nacarada de su piel. Apenas si se había maquillado, a excepción de los labios que hacían juego con el vestido, y recurrió a un sencillo recogido del cabello para dejar al descubierto su estilizado cuello. Tampoco necesitaba de joyas para llamar la atención, ella tenía brillo propio, especialmente desde que había quedado embarazada. Esa era la gran noticia que la pareja quería dar a todos aquella noche.

Tonio fue a la puerta a recibirla, la besó brevemente en la mejilla y la acompañó, tomada con mimo de la cintura, hasta el centro de la pista. Se susurraron algo con complicidad, sonrieron, y después él pidió unos instantes de silencio. Todos acogieron la buena nueva con alegría sincera, todos excepto Gloria, que sintió como si la serpiente enroscada en su estómago desde hacía meses hubiera ascendido súbitamente hasta su garganta. El rostro le ardía de ira y sus ojos, de habitual risueños, mostraban un odio profundo e incontenible. Marcos, temiendo su reacción, la tomó del brazo y la sacó discretamente al callejón y al frío de la noche.

Una vez a solas trató de calmarla, como había tenido que hacer tantas veces en los últimos tiempos. Le acarició el pelo con dulzura, la abrazó tiernamente dedicándole palabras que más bien parecían una letanía sanadora y sintió, en lo más profundo, que una parte del dolor de Gloria era suyo también. La situación se presentaba complicada y él no podía hacer nada al respecto: su lealtad estaba dividida entre el amor que sentía por su hermana y la camaradería que le unía a Tonio, un hombre que era mucho más que un socio y que siempre se había portado bien con ellos. Además, ¿quién podía poner orden en los corazones ajenos? Por más inconveniente que resultara a los intereses de Gloria, lo cierto es que su amigo siempre había pertenecido a otra mujer.

Repentinamente ella pareció recuperarse. Se deshizo del abrazo de Marcos, se recompuso el maquillaje tras las lágrimas y le aseguró que estaba bien, que solo había sido una pataleta infantil que no se repetiría. Lo dijo con tal convicción, mirándole fijamente a los ojos, que él la creyó.

En realidad sí que se encontraba mejor, había tomado una decisión: castigaría el desprecio que había sufrido hiriendo a Tonio donde más le dolía, en el corazón de Malena.
  
~~~~~~~~~~~~~

La noche estaba transcurriendo sin incidentes y la fiesta, tal y como todos habían augurado, estaba resultando un éxito. La afluencia de público era mucha, pero Gloria y Malena, enfundadas en sus respectivos trajes de noche color champán y rojo, respectivamente, sabían cómo hacer para que todo el mundo estuviera bien atendido y se sintiera especial. En realidad ellas, con su belleza y encanto, eran parte del propio atractivo de la fiesta. Anfitrionas perfectas, socias en los negocios y enemigas veladas en la vida real, una combinación explosiva que creaba una química muy particular.

La música de orquesta invitaba al baile tras las campanadas de media noche, recién estrenado el año, pero no todos encontraban aliciente en deslizarse con sus acompañantes sobre el brillante suelo al compás de la música. Había quien prefería comprobar qué tal suerte le deparaba el estreno del calendario y estaban ansiosos porque les avisaran para retirarse al reservado: una importante partida de cartas ilegal iba a tener lugar. 

~~~~~~~~~~~~

Gloria, ahora más relajada por efecto del burbujeante alcohol que circulaba por su sangre, estuvo esperando con paciencia y premeditación su momento. Este llegó cuando vio a Malena subir a la planta de arriba, probablemente para entrar a los baños privados del personal. La siguió y entró tras ella.

Charlaron amigablemente sobre asuntos concernientes a la fiesta mientras se retocaban el maquillaje y comprobaban que sus peinados siguieran intactos . Todo parecía ir bien hasta que la rubia sacó el tema del embarazo de Malena. Le dijo que había estado aguardando la ocasión para darle la enhorabuena como era debido y después, con una maliciosa sonrisa en los labios, le deseó que el bebé sacara lo más atractivo de sus dos padres. Ante el gesto extrañado de la futura madre, que no sabía exactamente a qué se refería, la otra aclaró: “como ese delicioso lunar que tiene Tonio en la ingle, por ejemplo”.

Después de haber escupido su veneno Gloria salió del baño con paso apresurado y el corazón satisfecho por primera vez en meses. Se sentía realmente bien.

Julia C.

Si quieres leer la continuación pincha aquí

Código 1601246323060
Fecha 24-ene-2016 10:50 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

miércoles, 20 de enero de 2016

La entrevistadora entrevistada: María Campra Peláez




Creo que muchos de vosotros ya conoceréis la sección que María Campra Peláez administra en la Comunidad de Relatos Extraordinarios y que lleva por título “Entrevistas Extraordinarias”. Si no es así os dejo el enlace aquí para que podáis visitarla y conocer mejor a algunos compañeros que por allí han desfilado, incluyéndome a mí misma.

Yo adoro esa sección y se me ocurrió que María nunca figuraría en ella como entrevistada, así que le propuse cambiar los papeles por una vez y pasar a ser ella la que contestara a las preguntas. ¡Dicho y hecho!

Todos los que leemos con asiduidad a esta bloguera y mamá, sabemos que es una persona abierta y cercana que habla, entre otros muchos temas, de sus propias experiencias. Es por eso que ya conocemos muchas cosas acerca de cómo nació su blog, por qué, cómo eligió el nombre, etc. Para no repetirme os dejo aquí el enlace a un post de su blog donde podréis encontrar la respuesta a estas cuestiones

Yo, para intentar aportar cosas nuevas, me he centrado en aspectos que me suscitaban curiosidad y que desconocía de María. Vamos allá:

¿Cuáles son para ti las condiciones ideales para escribir? Si todo fuera perfecto, ¿cómo sería cuando te sientas frente al PC?

Pues sinceramente, no necesito que todo sea perfecto para escribir, la verdad es que no tengo unas condiciones ideales. Lo que sí me gustaría es tener pocas o ninguna interrupción.

Últimamente lo hago en mi habitación-zulo, como yo la llamo, donde me siento delante del ordenador. Como decía me encantaría que no me interrumpieran, pero con niñas pequeñas es misión imposible. A veces me pongo los cascos para escuchar música, que me inspira mucho. Pero también te digo que escribo en el coche mientras espero a que mis peques salgan del cole, o en una cafetería mientras desayuno.
 

¿En qué género te encuentras más cómoda?

Cuando empecé a escribir estaba en plena ebullición hormonal. Mi adolescencia fue pura adrenalina, sobre todo para mi madre, y me encantaba la novela romántica y escribir sobre amores. El romanticismo siempre ha ido muy ligado a mi persona. Pero ahora he descubierto que no tengo preferencia por un género u otro, me gusta escribir de todo un poco. Sí que es verdad que cuando más inspiración tengo es cuando hablo de desamor, y eso que en mi vida personal no tengo nada de eso.

¿Cuánto tiempo, aproximadamente, dedicas a tu blog cada día ?

Esta pregunta es difícil de contestar. Mi rutina diaria consiste en llevar a las niñas al cole, volver a casa, desayunar y sentarme delante del ordenador.

Lo primero que hago es cotillear otros Blogs, o si ya sé de lo que voy a escribir ese día, escribirlo y publicarlo. Me dedico a buscar concursos y a escribir para ellos. Hay veces que le dedico tiempo al diseño del Blog, porque nunca estoy contenta con él. Y me meto en las Comunidades para ver sí hay Blogs que aún no he descubierto. También contesto a los comentarios que deja la gente, esto lo hago todos los días porque además de que me arrancan sonrisas, me parece muy importante corresponder. Por supuesto, todo esto no lo hago todos los días. Hay mañanas que tengo que salir y publico cosas que ya tenía escritas. Así que como ves, es difícil decirte un tiempo exacto.

Tú eres de publicación diaria prácticamente desde el principio. ¿Hay alguna razón concreta que nos puedas contar por la que esto es así?

Cuando empecé con el Blog no conocía nada de este mundo. Ni siquiera había entrado a otros Blogs para verlos, así que no sabía con qué frecuencia publicaba la gente. Yo me propuse publicar todos los días para desarrollar mi escritura y practicar todo lo que pudiera.

Pero después de llevar un tiempo se convirtió en una obsesión. Escribía relatos para los días que sabía que no iba a estar. Los tres días en los que no publiqué no me lo tomé muy bien. Dos de ellos fueron en unas vacaciones donde no había cobertura, y a pesar de llevar el portátil, no pude hacer nada. Y el tercer día fue por un consejo que seguí a regañadientes. Lo pasé regular. Así que la última vez que he dejado de publicar, lo he hecho por decisión propia, y me está sentando de lujo. A veces necesitamos ver las cosas con cierta distancia. Y creo que me he ido por los cerros de Úbeda.

Tu blog ya ha cumplido un añito y tú tienes experiencia. ¿Hay algo que ahora, desde la perspectiva, hicieras diferente, algo que cambiarías si pudieras dar marcha atrás?

Pues cuando empecé el Blog no tenía mucha idea de como iba esto. No conocía el Hangout, ni que había formas personales de contactar con los demás blogueros. Hice una sugerencia sobre una falta de ortografía de uno de ellos en los comentarios, y no sentó muy bien. Sé que el error fue mío, pero fue una experiencia desagradable.

Por lo demás creo que no cambiaría nada. Todo lo que hacemos nos lleva a mejorar y aprender sea para bueno o para malo.

¿Qué es para ti lo mejor y lo peor de las redes sociales, incluyendo las comunidades de Google+?

Pues lo mejor de las redes sociales, depende de a cuál nos refiramos. Facebook me gusta porque puedo estar en contato con gente que no veo a menudo. Twitter me gusta porque es muy informativo si sabes filtrar, y Google+ es la que me ha dado a conocer a todos los blogueros a los que sigo, y por supuesto la que más me ayuda a difundir mi rinconcito.

La verdad es que ahora las tres las utilizo para lo mismo, para difundir mi Blog.

Lo peor de Twitter es que no lo manejo, me cuesta horrores, es aburrido para mí, así que entro poco. Lo peor de Facebook es que la gente te añade como amigos sin apenas conocerte, solo por el hecho de tener más amigos. A mí la verdad es que no me ha pasado mucho, jejeje. Y lo peor de Google+ es que la gente tiene verdadera obsesión en recibir +1, o que entres en sus Comunidades. No soporto los halagos vacíos. Prefiero que si no te lees lo que he escrito, ni le des al +1 ni me contestes. Me molesta mucho, es posible que a raíz de esto me esté buscando enemigos, pero es la verdad.

Por si tenéis curiosidad o queréis visitar a María en otras redes sociales diferentes de Google+, aquí os dejo los enlaces correspondientes:



Sabemos que te gusta participar en concursos. ¿Qué tal te ha ido hasta ahora? ¿Qué crees que te aportan? ¿Los recomendarías?

Me encanta participar en concursos y por supuesto los recomiendo, aunque hay que tener cuidado. Antes de conocerlos me presentaba a todos, pero hay sitios que hacen concursos solo para crear libros con los relatos y luego venderlos. Me he presentado a tres de esos y tengo las recopilaciones en mi casa, pero ya no me presento a más.

La verdad es que el concurso que más ilusión me hizo fue uno del Ideal, un periódico de la zona oriental de Andalucía. Seleccionaban 30 relatos, uno de los cuales fue el mío. La mañana en la que me lo publicaron me quedé sin cobertura en el móvil, y cuando volvió empezaron a llegarme mensajes y fotos de mi relato en el periódico. Me puse a dar saltos de alegría y a llorar como las locas. Fue emocionante para mí ver mi nombre impreso en aquel papel gris.

Claro que recomiendo a todo el mundo presentarse a concursos, te hace practicar y devanarte los sesos para escribir sobre lo que te proponen. Además, sí no ganas aprendes a asumir las derrotas y a seguir hacia delante, intentándolo una y otra vez.

Una vez que tienes escrito tu relato o entrada de post, ¿hay alguien que te haga las veces de crítico personal?

Cuando escribo para concursos se lo mando a mi hermana, mi prima y mi compañero de vida por whatsApp. Ellos me leen y me dan el visto bueno.
Son mis grandes críticos y los que siempre me dicen la verdad. Ellos son realistas y me dan su visión sincera de lo que he escrito. He tenido críticas muy duras, como "esto es una mierda" que me han hecho reír y otras simplemente ortográficas o gramaticales. La verdad es que confío mucho en ellos.

¿Te cuesta aceptar sugerencias cuando se refieren a cambiar cosas en tu texto?

Cuando se trata de un error ortográfico o gramatical no me molesta para nada, sinceramente. Prefiero que me lo digan porque así lo puedo cambiar rápido.

Sin embargo cuando es ya cuestión de que quede mal o peor o mejor me cuesta más. Siempre lo tengo en cuenta, por supuesto, y muchas veces, por no decir que la mayoría, lo cambio, porque es verdad que queda mejor como me dicen. Pero mi orgullo de escritora se siente herido, jejeje. Aun así prefiero que me lo digan.

¿Hay algún autor a quien quisieras parecerte o que te inspire especialmente?

Pues la verdad es que ninguno en concreto. Me encantaría ser tan prolífica como Ken Follet, no sé cómo lo hace. Y escribir frases que te llegan al alma como Ruiz Zafón. Pero en general, simplemente me gustaría encontrar mi estilo propio y seguirlo, más allá de lo que hagan otros escritores.

¿Alguna vez has querido escribir y te has encontrado sin inspiración?

Si, muchas veces; y muchas otras tener la inspiración y no poder escribir, como por ejemplo cuando voy en el coche. Luego cuando me voy a poner ya no doy pie con bola y tengo que dejar la idea a un lado.

¿Qué es lo más extravagante que has hecho para recuperar la inspiración en momentos así?

Pues generalmente cuando la inspiración no me llega, me pongo música que me llegue, y las veces que he estado más desesperada he ojeado blogs a ver si me daban alguna idea. Algo extravagante, creo que nada. Jejeje, soy una persona muy normalita.

Hasta aquí mi curiosidad y las respuestas de María. Acaba de definirse como una persona muy normalita y no voy a quitarle la razón, pero añadiré que precisamente ahí radica su encanto y la gran aceptación que tiene su blog. Ella es tal cual se muestra, sin poses ni artificios, y así también son sus adictivas letras. ¡Todo un lujo de persona y de bloguera!



 Realmente ha sido un placer “charlar” con ella y compartir este ratito que bien podría haber transcurrido con una taza de café por delante. ¡Mil gracias, María!



Y para terminar, su propia despedida: 

“Me despido de vosotros sin despedirme. Seguiré aquí, en mi rinconcito, esperando vuestras letras en mi apartado de comentarios.

Usurpando un espacio que no es el mío, quiero dar las gracias a Julia por prestármelo. Me encanta estar en un blog que  está lleno de sensibilidad y sentimientos, creo que mi vena romántica sale a relucir. Es todo un lujo ser parte de este mundo ajeno, pero que forma parte de Mis otros mundos.

Me queda brindar con vosotros con una frase de la película "Los puentes de Madison": Por las noches antiguas y la música lejana”.

Julia C.

Código 1601246323077
Fecha 24-ene-2016 10:50 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0


lunes, 18 de enero de 2016

Malena es nombre de mujer (VI)

Malena duerme


Tonio regresó a casa a punto de despuntar el alba. Encontró a Malena acurrucada en el sofá, envuelta en una manta y profundamente dormida. Estaba claro que no había podido vencer al cansancio mientras lo esperaba.

Le pareció que estaba preciosa, la melena castaña suelta y las dulces facciones completamente relajadas; le recordó a la cría asustada jugando a ser mayor que él había conocido años atrás y de la que no conseguía apartar los ojos. Ahora, en cambio, no se consideraba digno de mirarla. Se sentía pesaroso, confundido, no tenía ni la más remota idea de lo que debía hacer. ¿Sería mejor ser sincero, contárselo todo y suplicarle perdón? Al fin y a la postre el encuentro con Gloria no había significado nada para él, solo había sido un desliz estúpido motivado por su enfado, también estúpido. ¿O sería mejor callar y hacer como si nunca hubiese sucedido? El estaba convencido de que no se repetiría, así que para qué contárselo. Malena era la mujer de su vida, lo tenía muy claro y por nada del mundo quería arriesgarse a perderla.

La joven percibió su presencia y se despertó. Tonio temió la reacción, y sobre todo, temió que quisiese hablar, algo para lo que no estaba preparado; procuró no darle ocasión. La tomó en brazos, selló sus labios con un beso lleno de culpabilidad y la llevó al dormitorio. Su intención era arroparla y dejarla dormir, así ganaría algo de tiempo para aclarar sus ideas y quizás, con la luz del día, encontrar respuesta a su dilema.

Pero Malena estaba tan feliz de ver que se hallaba sano y salvo y que había vuelto a su lado, que no consintió en separarse de su cuerpo. Cada célula de su piel lo reclamaba con desespero en un puro incendio y no quiso pensar en nada más. Comenzó a hacerle el amor despaciosamente, temblando de emoción ante la posibilidad, por remota que fuera, de perderle. Lloró y se bebió sus propias lágrimas, le pidió perdón entre besos y le prometió que tendrían un hijo si es lo que él deseaba.

Lo cierto es que aquel portazo que dio Tonio al salir de la casa tras la discusión y las horas que lo siguieron, sin noticias suyas, fueron toda una revelación para Malena. Comprendió que lo quería más de lo que le gustaría admitir y que ya no entendía la vida si no era con él. Había sido su amigo, su amante, su compañero, su protector, su socio, y todo sin presionarla, con paciencia, conforme ella se lo había ido permitiendo. A cambio le había pedido muy poco, solo que estuviera a su lado. Siempre la había respetado y siempre había tenido en consideración su opinión, y eso era algo que muy pocas mujeres que ella conociera podían decir de sus parejas; jamás le preguntó sobre la parte más oscura de su pasado ni le echó en cara lo que resultaba obvio sobre él. Tenía que reconocer que su vida había empezado de nuevo el día que se conocieron.

Por eso, tras mucho meditar, tuvo claro que si él volvía, si la perdonaba por su tozudez y su egoísmo, pondría todo de su parte para que las cosas fueran bien entre ellos y accedería a hacerle padre.

Curiosamente resultó que, dando un largo y tortuoso rodeo, la vida había conseguido enseñarles las lecciones oportunas y situarles, exactamente, en el mismo punto. Ahora ambos estaban más empeñados que nunca en ser una pareja sólida y unida.

Por supuesto Tonio decidió guardar silencio sobre su desliz y acallar su culpabilidad deshaciéndose en mimos y atenciones hacia Malena.

~~~~~~~~~~~~~

Después de aquello las semanas fueron pasando y la hermana de Marcos seguía esperando pacientemente alguna señal por parte de Tonio. La trataba con cortesía, como siempre, pero no respondía a sus intensas miradas ni parecía darse cuenta de las ocasiones que ella trataba de provocar para que se quedasen a solas. El, por su parte, no pensaba que hubiera nada de lo que hablar y no quería más situaciones comprometidas, así que sencillamente lo dejaba correr y si podía elegir, trataba sus asuntos con Marcos en lugar de con ella. Suponía que había entendido el mensaje, pero estaba equivocado. Gloria no estaba dispuesta a olvidar tan fácil la noche que pasaron juntos ni se resignaría a que fuera un secreto enterrado bajo la frustrante felicidad de los dos tortolitos.

Poco a poco su decepción por la actitud de Tonio dio paso al despecho y a la ira. De ahí a la venganza había solo un paso.

Julia C.

Si quieres leer la continuación pincha aquí 

Código 1601186277775
Fecha 18-ene-2016 13:10 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0
 

miércoles, 13 de enero de 2016

Aprendiendo de mis errores



Habíamos llegado a un acuerdo, o eso creía yo: “idos unos días si queréis; yo estaré ocupada y no os necesito. Es tonto que perdáis el tiempo conmigo porque no os podré atender”

Ellas asintieron a coro, unas más sonrientes que otras, alguna incluso con el ceño fruncido no entiendo por qué: vacaciones son vacaciones.

Cogieron sus escasas y estrambóticas pertenencias y salieron de mi casa. Las vi marcharse entre neblinas de colores sin prestar mucha atención, lo reconozco; y sin sentir mucho pesar, eso también lo reconozco. Al fin y al cabo la idea era reencontrarnos al poco, justo después de las fiestas.  

Pero las fiestas han terminado, yo ya lo tengo todo preparado para el reencuentro y sin embargo ellas no vuelven. Ahora comprendo que quizás no tuve demasiado tacto a la hora de despedirlas, quizás no les di las gracias debidamente por todo lo que hasta ese momento habíamos compartido, quizás no pensé más que en mí sin detenerme a analizar lo que para ellas podía suponer la separación. Tantos “quizás” que ahora me pesan como una losa y por los que estoy pagando el precio.

He usado todos los trucos que conozco: invocarlas en silencio con los ojos cerrados frente a mi ordenador; usar sus ambientadores favoritos, esos que nunca fallaron a la hora de la inspiración evocativa; tratar de dormirme con ellas en el pensamiento de forma consciente; observar todo a mi alrededor con detenimiento, escudriñando detalles que pudieran disparar como gatillo el argumento de una nueva historia; releer viejos textos a medio terminar, esos que inconstantes me susurraron al oído justo antes de cambiar el rumbo de sus sugerencias,  dejándolos incompletos y con algún miembro narrativo de menos.

Nada, las Musas ya no revolotean como solían por mi casa y por mi mente. No hay nada que hacer al respecto.

Estoy por salir a pegar carteles por el barrio, por si alguien puede darme razón de su paradero, pero quizás terminara en un psiquiátrico donde jamás me encontrarían. No, no quiero arriesgarme. Solo me queda esperar.

Si alguien tiene una sugerencia o puede prestarme temporalmente a sus musas… He aprendido la lección y de ahora en adelante prometo tratarlas muy bien.

Julia C. 


Código 1601136242815
Fecha 13-ene-2016 13:25 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

sábado, 9 de enero de 2016

Cien palabras y una historia (II)



Microrrelatos de cien palabras máximo que deben comenzar forzosamente con la frase señalada en azul.

SOLIDARIDAD

Salen sigilosamente de las habitaciones de sus hijos y enfilan temblorosos el pasillo. A toda costa intentan ahorrarles la pena, el disgusto, la tragedia. Que duerman ellos que aún pueden.

El murmullo creciente tras la puerta de la calle les suena a música para el alma, a esperanza. Abren de par en par porque son muchos, más de los que esperaban. Vienen a acompañarles durante la noche y traen consigo un aura benéfica de pura solidaridad. 

Quién sabe, si son suficientes quizás por la mañana no se lleve a cabo el desahucio. 




EL DESCUBRIMIENTO



Vuelven a dejarlos debajo de sus camas, como si todo siguiera igual, como si no supieran...

Tras el ansiado descubrimiento en sus mentes infantiles comprenden que ese instante marca el comienzo de una nueva etapa en sus vidas. Con cierto regocijo, pero también con nostalgia recién estrenada, obtienen la confirmación a un sinfín de sospechas. Ahora deben ser ellos quienes protejan la ilusión de sus padres, al menos por ese Año.

Se esfuerzan en colocarlo todo tal cual lo encontraron para no descubrirse. Los próximos días se los pasarán ensayando caras de sorpresa para cuando reciban sus regalos de Navidad.
 






LA CORTINA

Abandonan, primero uno y luego el otro, la habitación del hotel. Tras esa puerta numerada, siempre la misma, quedan verdades importantes de sus vidas que solo ellos conocen y reconocen. Unos pocos metros cuadrados y una cortina cerrada como escudo contra el mundo son suficientes para poder ser todo lo que son. 

Luego, con la resaca que deja la libertad experimentada por un rato, deben volver a sus vidas de heterosexuales convencionales, ejemplares padres de familia y amantes esposos. Es duro, pero la ilusión de una próxima cita y la promesa de que un día de éstos descorrerán la cortina, los mantiene vivos.




Julia C.  

Código 1601096212217
Fecha 09-ene-2016 13:16 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0