viernes, 16 de junio de 2017

Las flores de su funeral



Relato escrito para el IV certamen literario convocado por Vérsame Mucho a través de Radio Mandala y la Comunidad Relatos Compulsivos, Comunidad ésta última donde resultó ganador.





Todo había terminado pero los asistentes parecían reticentes a marcharse. Exhibían sus elegantes ropas negras entre las lápidas como lo que eran, cuerpos vivos pero sin alma; quizás por eso se encontraban tan cómodos allí.

Muchos se agruparon en corrillos para murmurar, revestidos de prejuicios y desconocimiento pero altaneros, como si tuvieran algún derecho a opinar siquiera. Supongo que la discreción y el respeto por el muerto eran un lujo que su ridiculez moral no podía pagarles. Yo les escuchaba casi en trance, a cierta distancia, dejando que sus punzantes palabras cayeran sobre mis hombros apesadumbrados como una lluvia de agujas diminutas.

“¡Qué espantosa tragedia haber encontrado el cuerpo días después del fallecimiento!, ¡terrible que no hubiera habido nadie a su lado para reconfortarle!, ¡gran afrenta a la dignidad el estado de descomposición de su carne expuesta al sol!, algún día tenía que pasar viviendo solo en pleno bosque, ya no tenía edad, ¡qué irresponsable!”.  

No veían más allá de sus narices, era evidente, y yo no lograba entender qué hacían en el funeral de mi padre, el único hombre verdaderamente libre que yo haya conocido nunca. Quizás es que sus verdaderos amigos y los amores de su vida, aquellos que realmente comprendían y compartían su forma de pasar por el mundo, no entendían de despedidas. Para ellos solo contaba la celebración de la vida.   

También murmuraban sobre mí, al parecer les ofendía mi vestido multicolor cuajado de flores: “¡pésima elección para un funeral!, ¡una atroz falta de respeto!”. Seguían sin entender nada, pero no me importaba. Yo sé que no habría podido rendirle mejor tributo a un hombre que murió como vivió, en comunión absoluta con la Naturaleza, y que nunca habría permitido que una sola flor fuera cortada para adornar su féretro.

Mi padre ya no está conmigo como solía, pero ahora forma parte de la brisa que me acaricia, la tierra que piso, el agua que viaja en las nubes; ahora él forma parte de todo cuanto amó y yo puedo seguir amándole a él a través de aquello en lo que se ha convertido. 

Julia C.



lunes, 12 de junio de 2017

Gina (XI)

Si te perdiste la entrega anterior pincha aquí

Canela lamió la mano lánguida que sobresalía del brazo de la hamaca y Gina abrió los ojos, abandonando el placentero letargo en el que se hallaba sumida. Siempre que podía se regalaba unos minutos de descanso en aquella esquina de la terraza donde la brisa tenía por costumbre cambiar de dirección, ofrecerle suaves y gratificantes caricias, arremolinándole el cabello como un sutil masaje. Ella decía que eso ponía en funcionamiento sus neuronas y que la inspiraba para componer más que ninguna otra cosa. Lástima que el cachorro no sintiera la misma afición y tratara siempre de hacerla levantar para que jugara con él. 

Vale, ya voy. ¡Qué trasto eres, Canela! A ver si creces pronto y te haces un perro responsable, tranquilo y empático con las necesidades de tu ama Acompañó sus palabras con una sonrisa burlona y una caricia en la cabeza del animalVamos a dar un paseo, a ver si luego me dejas trabajar un poco. 

Gina aún no estaba muy familiarizada con el barrio, pero había localizado un parque a no demasiada distancia donde podía llevar a Canela sin preocuparse de que molestara a nadie. De hecho era un espacio habilitado para mascotas donde tanto el cachorro como ella empezaban a hacer nuevas amistades. Mientras se dirigían hacia allí a buen paso, disfrutando del precioso día de primavera, la joven no pudo evitar pensar en lo feliz que se sentía y en cómo había cambiado su vida desde aquella noche. 

**************

Gina se quedó paralizada en mitad de la acera observando cómo se alejaba el mensajero. No podía apartar la vista de él como no podía procesar las implicaciones de lo que acababa de decirle: “Hable con él. Él está dentro esperándola”. Imaginaba perfectamente de quién podía tratarse, pero no era posible, ¿o sí? Ahora todo lo que Martina había estado haciendo y diciendo en los últimos días y esa misma noche, adquiría sentido; comprendió que la había juzgado muy injustamente. Tanto por asimilar, tantas emociones golpeando su pecho casi la hicieron sentir vértigo.

Sopesó la idea de marcharse, de escapar de una situación que la angustiaba, pero luego se sobrepuso, respiró hondo y decidió que no estrenaría ese nuevo año de vida siendo una cobarde. Aquel asunto se resolvería esa misma noche definitivamente.

Alberto ocupaba el sitio de Martina en la mesa que ambas habían compartido momentos antes. Reconoció al instante su espalda ancha, su cabello ondulado del color del trigo, la postura erguida que transmitía seguridad. Un camarero como salido de la nada se acercó a ella solícito para hacerse cargo del cachorro. Le aseguró que no había problema, que todo estaba bien y que podía sentarse a cenar tranquila. Hubiera jurado que Giuseppe espiaba el vestíbulo del restaurante desde la puerta abatible de la cocina. Ya no tenía más excusas, así que echó hacia atrás los hombros y recorrió despacio la distancia que la separaba del hombre que había entrado en su vida para ponerla del revés.

Alberto hizo ademán de levantarse en cuanto la intuyó a su lado, pero ella se lo impidió con un leve toque en el hombro. Ocupó su sitio, alisó ligeramente las arrugas del mantel alrededor de su plato y por fin se atrevió a enfrentar sus ojos a los de Alberto. Ternura y deseo a partes iguales sacudieron su cuerpo como un tsunami; ni rastro del recelo o la animadversión que se había estado empeñando en sentir desde hacía semanas. “Al final, por más que nos empeñemos, el corazón tiene sus propios planes”, pensó. 

Él tampoco dijo nada, pero se inclinó ligeramente hacia ella por instinto,  pareciendo que la envergadura de su cuerpo se reducía, que se hacía más pequeño. Expresaba sin querer el deseo de abrazarla. 

Tal y como sucediera en aquella primera cita en la que se conocieron, los mutuos silencios y las miradas se iban anudando y cargándose de significado; el temblor en los labios y los fuegos artificiales de sus pupilas hablaban de muchas emociones contenidas que ambos supieron interpretar a la perfección. Ajenos al mundo, apenas se dieron cuenta de que el camarero llegaba con una nueva botella de vino y lo escanciaba sin preguntar. Después se retiró discretamente, como correspondía. 

Feliz cumpleaños, Gina dijo Alberto levantando su copa con una sonrisa aún insegura en los labios No te imaginas lo que significa para mí poder hacer este brindis contigo, tengo tanto que decirte…
Habrá tiempo, Alberto. Que estemos aquí los dos ya aclara muchas cosas. Ahora será mejor que disfrutemos de la cena y demos buena cuenta de ella o nos las tendremos que ver con Guiseppe. Creo adivinar que también él ha tenido su parte de responsabilidad en este encuentro Al joven le pareció que el gesto dulce que acompañaba aquellas palabras iluminaba el local como mil bombillas incandescentes. Respiró profundo, convencido, ahora sí, de que todo se arreglaría.

*************

El suave zumbido del móvil sacó a Gina de sus ensoñaciones; estaba totalmente distraída recordando y viendo a Canela corretear por el parque. 

¿Sigue en pie lo de esta noche? Martina siempre iba al grano cuando se traía algo entre manos.
Hola a ti también…
¡No seas plasta, tía! Tengo en la mano un vestido de infarto con el que estoy divina, pero si no hay cena con Víctor no me lo compro.
Debo haberme perdido algo, ¿no eras tú la que decía que todos los amigos de Alberto eran todos unos subnormales estirados? No había nada que divirtiera más a Gina que pillar a la pelirroja en un renuncio, cosa nada fácil porque ella tenía salidas para todo.
Lo dije y lo mantengo, ¡Víctor es mi buena obra del día! Las dos jóvenes estallaron en carcajadas al unísono.
Sí, Martina, sigue en pie. Nos vemos a las nueve en casa, y no te adelantes o llegarás antes que el anfitrión.
Tu novio es un rollo con tanto trabajar, ¿lo sabías?. Si no fuera porque vivir con él te hace feliz…
Sí, Martina, me hace muy feliz, ¡y tú también! Gina había adquirido recientemente la costumbre de expresar sus sentimientos hacia la gente que quería; su historia con Alberto le había enseñado que era importante.
Vale, ¡hasta luego entonces! Habían transcurrido unos segundos antes de que Martina acertara a contestar; aún le costaba un poco aceptar que le dijeran que la querían sin ningún motivo. Colgó.

Gina se levantó para ir en busca de Canela. Tenía algunos encargos que hacer si quería que todo estuviera listo para la cena. Pensaba en un postre muy especial solo para Alberto y para ella…

Julia C.