martes, 2 de diciembre de 2014

Licor de Lirios



- Solo unas hebras serían suficientes para hacer la cocción.
- Como si fueran siete pares, nunca encontraremos un hada a quien arrebatarle las alas.
- Pues hemos de encontrarla, si no Adrinia perderá sus poderes para siempre, y eso será el fin de toda Comunidad. ¿Quién nos hará invisibles al ojo humano si ella nos deja?
- Ssshhh no pensemos en eso, pensemos en una solución.
- ¡Lo tengo! Traeremos al soñador, le daremos licor de lirios y cruzaremos los dedos para que sueñe con un hada a la que podamos capturar.


Sueño-Hada


 Y así fue. Se hicieron todos los preparativos necesarios y el soñador, que recorrió un largo camino, tomó el amargo brebaje con el ánimo dispuesto y su voluntad al servicio de Adrinia.


Esperaron por varios días en absoluto silencio para no perturbar el trance del anciano, hasta que finalmente el tan esperado sueño se anunció con aura violeta, el color inconfundible de las hadas.

Pero quiso la mala suerte que el hada atraída por el soñador fuera Nissia, la favorita del dragón Nuun, y que éste, al verla en peligro, la siguiera veloz por el túnel intermundos hasta el mismísimo corazón de Comunidad...


Hada-Dragón