martes, 17 de noviembre de 2015

Tornillos de menos

tornillos-de-menos



No es que quiera estar dormida, pero preferiría no estar despierta...

 Sí, ya sé que la inconformidad absurda de mis caprichos no conduce a nada, pero es lo que siento. Después de todo dicen que el sueño todo lo cura, ¿o eso es lo que decían de la risa? Porque si es así no estoy dispuesta a reír durante horas. En cambio dormir… eso es otra cosa.

Por cierto, aprovecho para decirte que no podemos seguir así, que tenemos que dejarlo, que no quiero verte más... salvo que tú vengas a verme. Y no voy a ceder en eso, faltaría más, excepto que me lo pidas. Ya ves, desde hoy he decidido ser otra persona, una mujer más a tu medida, que te haga feliz: segura y fiable. Pero si no te parece bien, lo olvido.

No, no me mires así, que no estoy loca. ¿O sí? Solo porque hablo sola, solo porque imagino lo que no soy capaz de decirte y luego me llevo la contraria (la verdad es que temo que lo hayas oído incluso sin estar presente), solo porque debería odiarte pero no puedo vivir sin ti, no me parecen motivos suficientes. ¡Pues no haber aparecido en mi vida!

¿Te he dicho que voy a dejar el trabajo? Es que necesito estar ocupada para superar esta crisis. No, no me valen unas vacaciones, se terminarían antes o después y no sé cuánto puede durar esto. Quizás vuelva a casa de mis padres, discutir con él de política y exasperarla a ella con mis rarezas, siempre puede ser una buena terapia para mis maltrechos nervios.

Lo malo será que mis amigos quieran ayudarme en estos momentos difíciles, ya sabes cómo son. Voy a tener que decirles que no abusen de nuestra amistad, ¡ahora no estoy para nadie! Compañía, palabras amables, distracciones, cariño… pufff me echo a temblar solo de pensarlo. Yo lo que quiero es tener motivos para quejarme.

En fin, lo que te decía, que no es que quiera estar dormida, pero preferiría no estar despierta…

Julia C.

Código 1511175804151
Fecha 17-nov-2015 12:05 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0