miércoles, 13 de mayo de 2015

Microerotismo






LA PARTIDA

“Sin usar las manos”, esa era la única regla...

Sus cuerpos desnudos juegan con ganas atrasadas a tentar a la suerte del deseo, y a golpe de sincronizada lascivia, comprenden que es momento para que las bocas tomen un protagonismo diferente a la palabra.

Se besan con desinhibición creciente, dejando que el calor les prenda vientres arriba, y aceptan que lamer, chupar, succionar, ensalivar y hasta acariciar con la lengua puede llevarles a la última casilla del tablero inexistente: el orgasmo.

Nadie pierde en este juego. Los dos ganan.

El CASTING

Le hacía el amor a golpe de intuición, moviéndose atento por el mapa de su placer, memorizando sus resortes más íntimos. Cualquier erizamiento de la piel era una pista, cualquier movimiento de sus caderas le guiaba, la “o” perfecta de su boca era un trofeo…

Ella, por su parte, le ponía a prueba. Se dejaba hacer tratando de parecer impasible, practicando un hieratismo morboso y difícil. No pedir nada, ocultar el placer si fuera posible, contener los jadeos dentro de su cuerpo en llamas.

Si aún así era capaz de complacerla, él sería el elegido y ella tendría nuevo amante.

EL INTRUSO

No es que su amante fuera torpe, pero sí terriblemente previsible. En aquel asiento trasero de coche el ritual se ejecutaba con precisión milimétrica cada jueves. Al principio resultó estimulante, desvergonzado, peligroso, pero hasta allí había extendido sus tentáculos el aburrimiento.

En eso pensaba ella cuando unas luces pintaron de blanco la ceguera de sus párpados cerrados haciéndola recelar. Más atenta al otro vehículo que a las caricias de Jaime observó que volvía a hacerse la oscuridad, pero nadie bajó del vehículo.

Aquella presencia invisible detonó un último orgasmo con Jaime. Sin duda investigaría la matrícula del intruso ya memorizada.

COMPETENCIA DESLEAL

- No es por ti, cielo, es culpa mía. Tú te mereces algo mejor de lo que yo puedo ofrecerte en estos momentos. Ya sabes que te voy a querer siempre, has sido una parte muy importante de mi vida. Podemos ser amigos! 

- Hay otro, no es cierto?

- Por favor, no me obligues a decir algo que te duela.

- Quiero la verdad! Qué tiene él que no tenga yo?

- Cinco modos de vibración, tacto seda, máxima adaptabilidad, nunca falla, nunca me pide nada que no me apetezca y nunca se cansa…

CUESTION DE ACTITUD

Recorrer la senda del dolor para alcanzar el placer…

Ya me deleito pensando en el tacto del látex cuando me toca con sus manos heladas, en la máscara que cubre su cara adusta y concentrada en mí, en todos esos juguetes que solo ella sabe manejar con precisión y destreza.

Me gustaría que dejara suelta su negra melena, pero no me corresponde opinar, no sería apropiado.

Expuesto, sometido, indefenso, debo dejar que obre su magia de los sentidos en mí. Siempre me dice que es por mi bien, y yo la creo.

¡El martes a las cinco dentista!

Julia C. Cambil

Recopilación de microrrelatos eróticos presentados a la convocatoria "Una bacanal extraordinaria" del Círculo de Escritores. Primavera 2015.


Código: 1505134083077
Fecha 13-may-2015 20:05 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0