jueves, 4 de junio de 2015

En Desacuerdo (V)



Vale, sí, lo reconozco, tu versión tiene mucha más fuerza que la mía (aunque antes muerta que admitirlo públicamente, claro). ¡Edgar, que quede entre nosotros, por favor!

Nunca ha sido mi estilo, pero reconozco que todo ese cristal de Bohemia hecho añicos e hiriendo a los protagonistas… no sé, creo que cierto cosquilleo a punto de ser placentero me ha recorrido la espalda. Después de todo lo mismo hasta me haces pasar al “lado oscuro” ji, ji.

Por lo que no paso es por admitir que me haya gustado la macabra cancioncilla infantil. Niñas del demonio, ¿cómo se atreven a romper la tensión literaria que tanto me había costado crear? Deja que canten, ya no tiene arreglo, pero conste que si me hubieras pedido parecer, habría dicho no al mini musical.

En fin, ¿por dónde íbamos en mi versión? Ah, sí, ya recuerdo… 

Para leer la primera parte pincha aquí
Para leer la segunda parte pincha aquí
Para leer la tercera parte pincha aquí
Para leer la cuarta parte pincha aquí


Parte V

Apenas terminaba de quejarse el viejo reloj de la biblioteca con su lastimera campanada cuando se reanudó el encuentro. La una del medio día recién estrenada y ya estaban todos en sus asientos, expectantes y seguros de poder mantener sus propios secretos a buen recaudo.

Los adamascados cortinajes de color verde hoja que cubrían los ventanales eran más que suficientes para contener los tímidos rayos de sol, y sin embargo todos tuvieron la sensación de que la temperatura había subido algunos grados en la habitación. Se sentían un poco extraños.

El señor Worsworth se situó ceremoniosamente frente al atril y retomó la palabra.

-         Bien, ha llegado el momento. Sin tener en cuenta posibles implicaciones con la ley, procederemos a esclarecer el nombre del heredero de la mansión familiar – se notaba claramente que el notario estaba disfrutando con la tensión de sus oyentes - . Empezando por el primogénito y siguiendo en estricto orden de edad, vendrán aquí a contarnos lo que deben.

Los asistentes se miraron entre incrédulos y divertidos por la ocurrencia del anciano, pero el caso es que sin poderlo evitar, como impelido por alguna fuerza invisible, John se levantó y se situó donde le correspondía, al frente del atril. Tal pareciera que le urgiera confesar.

-         Le haré la pregunta que debe contestar, sr. Locker, y no podrá evitar decir la verdad. ¿Tiene usted las manos limpias de sangre?

Una ligera transpiración cubría ya el cuerpo de John y su mente serpenteaba sinuosa entre recuerdos pasados. Era el efecto de la droga de la verdad que todos habían ingerido durante el frugal y traicionero almuerzo.

-         Madre no debió tratarme así, yo no era nada para ella a pesar de que debiera haberme preferido sobre los demás por ser el primero. Estaba harto de que me ridiculizara, de que me dijera siempre que mi voz era demasiado aguda para ser un buen orador, incluso de que se riera de mi esposa por haber aceptado casarse conmigo. No hice nada, pude pero no quise – Sus ojos en trance y llenos de lágrimas sin duda estaban visualizando la escena en cuestión –. Dejé que se ahogara. Si no servía para nada tampoco para darle su medicina, así que cerré la puerta y me marché.

Los sudorosos espectadores no parecieron en exceso sorprendidos, seguramente porque estaban ansiosos de su propio debut como criminales confesos y necesitaban concentración para repasar sus papeles. El siguiente en ser llamado al atril fue Thomas, quien contó, palabra por palabra, la misma historia que el mayordomo antes le refiriera a John. Y entonces fue el turno de Rose, la niñita de papá.

Se puso en pie aferrada a su bolso Versace como a un salvavidas y se dirigió obedientemente hacia el atril. Tenía la mirada vidriosa y la tez cadavéricamente pálida. Ya no hizo falta que el notario le formulara la pregunta, ella conocía de sobra la dinámica de aquel macabro juicio.

-         Yo no quería a aquel bebé – dijo mirando a ninguna parte en concreto -  y tuve que deshacerme de él. Estaba asustada, no podría haberlo hecho pasar por hijo de mi primer marido y tampoco podía contarle a nadie que yo siempre había jugado con papá a cosas de mayores, ¡era nuestro secreto! –sollozó ligeramente y luego, como viendo un rayo de esperanza en ese punto indeterminado, añadió -  pero no merezco castigo, luego lo arreglé para que me perdonara. Un bebé muerto por otro nacido. No dejé que ninguno de mis maridos me preñara, solo papá. Y me dio a mi dulce Robert.

El pobre señor Worsworth, curtido por mil historias familiares de la alta sociedad con mucho que esconder, jamás había visto ni oído nada parecido. Aquello era un nido de podredumbre moral sin igual. Pero era un profesional, así que se ajustó los anteojos, puso cara de póker y apostó toda su credibilidad a que solucionaría aquel entuerto legal sin escándalos y siguiendo, al pie de la letra, la última voluntad de su cliente.

Lo dispuso todo para transferir el título de propiedad de la mansión familiar al joven Robert, que quizás solo por su corta edad aún cumplía el requisito exigido para heredar: tener las manos limpias de sangre.

Julia C.

Continuará…

Para leer la sexta y última parte pincha aquí