lunes, 29 de junio de 2015

Marioneta: La liberación (parte II)



Los días pasan y el papel preñado de tinta y momentos de mi vida se va amontonando sobre la mesa. Es una visión escalofriante, porque cuanto más altura gana, menos existencia creo que me queda. Apenas como, me cuesta conciliar el sueño. Solo puedo pensar en esa blancura emborronada de letras temblorosas que más seriamente amenaza con aniquilarme cuanto más la alimento.

He probado a hacer cosas diferentes, a ocupar mi tiempo con mil actividades que después pudiera redactar prolijamente. Incluso intento introducir nuevos personajes en la representación teatral en la que se ha convertido mi vida. Quizás alguno de entre ellos pudiera alterar sustancialmente su curso y darme, en el mejor de los casos, algún capítulo de ventaja. Pero de nada sirve, es un burdo e ineficaz intento de engaño: quien me manda no está interesado en nuevos personajes y nada aparece sobre ellos en el texto. Yo creo que ya tiene decidido el final y no está dispuesto a alterarlo, pero ni siquiera yo conozco ese final.

Anoche soñé, como todas las noches, supongo; pero lo novedoso es que en esta ocasión la luz del día no se llevó consigo el recuerdo consciente. Creo que vienen en mi ayuda, los sueños o quien los dirija, y me han ofrecido una solución, una forma de salvarme del final de mi autobiografía.

Ha sido un sueño largo, oscuro, encriptado en mil imágenes absurdas e inconexas, seguramente para esconder a ojos y oídos peligrosos lo verdaderamente importante. Yo apenas si me atrevo a pensarlo, no sea que el plan se malogre, pero intentaré reunir el valor para llevar a cabo lo sugerido. Es mi última oportunidad.

Continuará…

Julia C.

Para leer las otras partes pincha aquí: parte I / parte III


Para leer la segunda parte de Edgar pincha aquí
Para leer la segunda parte de María pincha aquí   


Código de registro: 1506294487620
: 29-jun-2015 8:56 UTC

Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0