domingo, 20 de diciembre de 2015

Una historia real del 2015 y una felicitación

Felicitación Navidad


Este post no es para contaros una historia de ficción cualquiera, como suelo, sino para contaros un poquito de una historia muy real y muy mía en la que muchos de vosotros sois también protagonistas.

Dentro de nada me iré a Granada, mi ciudad natal, a pasar la Noche Buena y el día de Navidad con mi familia y la de mi marido. Aunque a veces me agobie un poco y sienta que me falta el tiempo, lo cierto es que estoy felizmente ocupada con los preparativos. Y después tendré en casa de visita a una de mis hermanas, que es más bien mi amiga del alma. Sólo le llevo veinte meses y la verdad es que desde que tengo uso de razón lo hemos compartido todo, incluido el dormitorio cuando éramos crías. La echo mucho de menos y cuando está en casa, afortunadamente nos visita varias veces a lo largo del año, procuramos aprovechar muy bien el tiempo.

Así las cosas, creo que no estaré por “aquí” durante unos pocos días y que ya será otro año cuando vuelva.

Por eso no quiero dejar de felicitaros las fiestas ahora que tengo ocasión, desearos lo mejor de lo mejor en el 2016 y daros las gracias por todo lo que me habéis aportado en el 2015.

No voy a dar nombres porque seguro que me olvidaría injustamente de alguien, pero espero que vosotros sepáis reconoceros en esta historia en la que sois “protas”.

Gracias a l@s que me habéis acompañado en cada publicación y me habéis animado a seguir con vuestros comentarios siempre constructivos y cariñosos. Y a l@s que tan generosamente me habéis tenido en cuenta para tantos y tantos premios. Podéis estar seguros de que tienen un lugar privilegiado en mi corazón de escritora.

Gracias a l@s que me habéis hecho tomarle el gusto a leer reseñas de libros. Las hacéis tan bien y ofrecéis una perspectiva tan fiable de lo que encierra cada obra, que no solo es un disfrute leeros, sino que me servís de guía excepcional a la hora de elegir mis lecturas desde hace un tiempo.

Gracias a mis Herman@s de Letras, con quienes he escrito relatos a medias y de quienes tanto he aprendido.

Gracias a l@s que destiláis dulzura y calidez en cada letra, bien sea en vuestras publicaciones o haciendo comentarios en las publicaciones de los demás. Confieso que me hacéis saltar las lágrimas con frecuencia; aunque no pueda veros ni a lo mejor conozca vuestro rostro siquiera, siento que estáis muy cerca de mí.

Gracias a l@s que compartís con nosotros pedacitos de vuestra vida o experiencias personales a cada post. No hay una forma más generosa de daros ni más enriquecedora para los demás de conoceros.

Gracias a l@s que hacen del humor su forma de comunicación en este medio y nos regalan sonrisas, buen rollo y una forma optimista de percibir e interpretar la vida. ¡Qué gran regalo para los que os leemos!

Gracias a l@s que me inspiráis con vuestra gran cultura y me hacéis desear saber más, tener más inquietudes, parecerme un poquito a vosotros, aunque sea en sueños. Me siento muy pequeñita a vuestro lado, pero eso me motiva para “crecer”.

Gracias a l@s que siempre tenéis la mano tendida para ayudar, sin esperar nada a cambio. Dicen que internet es un mundo frío y muchas veces interesado, pero esa perspectiva no tiene nada que ver con la experiencia que vosotros me aportáis.

Gracias a l@s que tenéis el don de enamorar con vuestras historias, de acariciar los sentidos, de poner a bailar las neuronas y el corazón, y no os lo guardáis para vosotros solos. Enriquecéis nuestro mundo real con otro paralelo donde lo más inverosímil puede suceder. Nos pemitís volar y soñar despiertos.

Creo que nada más, porque a estas alturas ya no veo muy nítida la pantalla y mi camiseta luce los efectos de una saludable llovizna salada.

Os dejo un abrazo inmenso y espero que nos podamos seguir leyendo el próximo año. A mí ya me habéis regalado un 2015 maravilloso.

¡¡Feliz Navidad!!

Julia C.

Código 1512206066869
Fecha 20-dic-2015 12:05 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0