miércoles, 21 de enero de 2015

En tiempos de espera

En esta ocasión y por primera vez, tengo el placer de añadir a mis trabajos uno realizado a medias con una gran escritora y una gran persona, Laura Mir. Ha sido una experiencia enriquecedora que le agradezco infinitamente, ya que fue iniciativa suya. Espero que os guste :) 

amor-guerra


Recorrí los nombres de la larga lista vacilando entre el optimismo y el derrotismo. Uno a uno los fui leyendo hasta llegar al final, nada podía moverme del sitio, la gente se agolpaba tras de mí, a veces me empujaban pero resistía,  entre toda aquella desgracia y nombres desconocidos no estaba el tuyo, entonces, y sólo entonces, pude suspirar aliviada. Quizás en las próximas no tengamos tanta suerte, entre gritos de desesperación y de alegría de la muchedumbre salí del gentío
.

La prensa había dejado de publicarse meses atrás, el servicio de correos había dejado de funcionar y las noticias desde el frente eran escasas. Así estábamos de desinformados aquella mañana mientras con pasos lentos cruzaba la plaza en ese lunes de mercado.


Sonaron las alarmas y corrí a esconderme bajo el arco que me indicaste, cerré los ojos mientras agarraba con las manos mi vientre intentando relajar en vano a nuestro hijo y deseando estar a miles de kilómetros de allí, y mis labios en compás de locura lanzaba al cielo esperanzas encendidas.


Era obvio que no corrían buenos tiempos para la vida o el amor, pero ambos seguían siendo valiosos y se abrían paso en mi cuerpo con inesperado brío. Eso es lo que me ayudaba a soportar el miedo y la constante incertidumbre sobre ti, sobre nuestro hijo, sobre mí misma.


Cuando todo hubo terminado intenté volver a casa esquivando nubes de polvo, caras desencajadas y carreras apresuradas de los demás. Rezaba con rabia y desespero a un dios en el que no creía ya, como para avergonzarle de que permitiera aquella barbarie sin sentido. Con mis pasos no solo quedaba atrás el camino, sino tantas otras cosas que habían sido y que ya nunca más volverían: la cándida inocencia, la confianza en una existencia plácida, la creencia de que la bondad es innata en los hombres, los sueños sin pesadillas. Pero ya habría tiempo de lamentaciones, en otra vida quizás, ahora era momento de proteger el precioso don que crecía dentro de mí, de procurarle un mundo mejor si era posible y de sobrevivir a toda costa. 


Con la espalda apoyada sobre la puerta de casa bien trabada encontré algo de consuelo y respiré en busca del aire que me faltaba hacía rato, hasta que reparé en un detalle que hizo detenerse mi corazón. Una raída chaqueta militar colgaba del respaldo de la silla, maltrecha y herida, como estábamos todos en aquellos días. Quizás debiera haber salido corriendo, pero el instinto me hizo acercarme y alargar la mano para tocarla… ¡Era tu chaqueta!


No me importa qué nombre le diera el ejército a tu vuelta, el caso es que estabas otra vez con nosotros…


Laura Mir y Julia C.