lunes, 6 de julio de 2015

Caminito a otro yo



Siempre he preferido que me echen de menos a que me echen de más, y ahora que yo misma empiezo a estar cansada de la persona que soy en mis letras, comprendo que a cualquier otro pudiera pasarle también.



Por eso me voy, para que no te canses, para que puedas olvidarme o echarme de menos, como prefieras, y para celebrar la llegada de una nueva estación en mi cerebro y en lo que escribo. No será necesariamente verano y no durará a ciencia cierta tres meses, pero será un tiempo diferente que acabe, al menos de momento, con esta sed de cambio que me está matando...



No me dejo nada aquí, porque todo y todos los que me importan me los llevo tatuados en mi piel de papel o en el corazón. Y voy ligera de equipaje, no puede ser de otro modo si pretendo volar a ras de la realidad, o incluso bajo ella.



Como en otras ocasiones cuando he sentido esta necesidad, pretendía borrar mis huellas del camino recorrido. Así podría empezar de cero después, cuando llegara el momento: sin pasado, sin textos que permitieran comparación, sin letras pendientes ni argumentos que pudieran reclamar continuación. Pero amigos muy queridos me dijeron que no debía borrar el blog y se lo prometí. Ahí se quedan los retazos de una parte pequeñita de mi vida, tendidos al sol para que cualquiera pueda leerlos, incluso yo misma cuando llegue a ser otra.



No es adiós, es hasta luego; y de ningún modo puedo irme sin dar antes las GRACIAS a todos los que en algún momento cruzaron su camino con el mío y lo hicieron más luminoso, más interesante y más amable.



Un beso, un gran abrazo y mis mejores deseos de un verano maravilloso para tod@s. ¡¡Nos leemos a la vuelta!!

Julia C.  

Código 1507064573383
Fecha 06-jul-2015 19:15 UTC
Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0